Google-play App-store
Monterrey N.L.

¿A quién hacerle caso?

Minuto
Por CHAVA PORTILLO

 









Hace unos días aprovechando el encierro que ya parece entierro me di cuenta que aprendes y desenvuelves disciplinas jamás imaginadas como la de convertirte en un ser más social y entrar al fantástico mundo de la cibernética escuchando mensajes y leyendo cuanto correo te envían algunas de las ocasiones boberías que sirven para dos cosas.

 

Me llegó uno que trata de la fábula de los dos conejitos perseguidos por un feroz lobo que logran librarse de la inminente captura y desollo al encontrar una madriguera abandonada que sirvió de refugio dejando al hambriento animal olfateando y al acecho en el atrio del hoyo salvador.

 

Pasaron minutos y uno de ellos dijo con voz ilusionada: “se ha ido, es momento de salir, si no salimos moriremos de hambre,” el otro le responde: “qué tal si está afuera, no hay que correr el riesgo”.   Luego de una hora le replica el mismo: “ya es hora de salir, si no quieres seguirme ahí te quedas” y el conejito salió en estampida.   Después nos daríamos cuenta que fue opípara cena del canino comenta el narrador, argentino por cierto y por desgracia.

 

El otro conejito empezó a perder la fuerza y razón por la falta de alimento ya que después de tres días salió y pudo salvar el pellejo, aunque anduvo flaco, ojeroso, cansado y sin ilusiones, sigue vivito y coleando recordando a su amigo que se adelantó en el camino por que le ganó la desesperación.

 

Infantil el cuento, pero deja mucho que pensar.   Es cierto que no debemos ni podemos ser presa del miedo, el no sembrar por temor al cuervo, de no salir a la pesca por miedo a la tormenta, no caminar por un seguro tropiezo.    Pero tampoco es sabio ante la desesperación y la urgencia con el cuchillo entre los dientes, salir gritando como vikingo: yo me muero donde quiera o la clásica revolucionaria: vámonos muriendo ahorita que están enterrando gratis.

 

El covid 19 nos ha traído dolor, miedo y pánico acendrado,entendiendo que el terror siempre te ata a la muerte.   Pero también le debemos enseñanza, meditación, sabiduría y el aprendizaje de vivir con inteligencia y astucia, no podemos hipotecar el futuro a cambio de vivir bien el presente.

 

La muestra valiente en las reuniones de los alzados gobernadores encabezados por el bronco Rodríguez está poniendo a meditar a la fuerza caciquil y monárquica del cocodrilo exigiendo un reparto equitativo en estos momentos de urgencia y que no se entienda que estamos de rodillas suplicando que olvide su trenecito maya, el aeropuerto de Disneylandia y su tonta refinería de ilusiones en dos bocas además de dejar de tirar dinero en su necedad de PEMEX y CFE con sus energías puercas.

 

Hoy más que nunca estamos de la mano con los bravos gobernadores que dijeron: ¡basta! Y mejor que AMLO empiece a entender que no le busque mangas al chaleco porque le puede ir como en feria, al confundir lo suave…con lo aguado.

[email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/a-quien-hacerle-caso
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo