Google-play App-store
Monterrey N.L.

Al final del arco iris

Minuto
Por CHAVA PORTILLO

 















Ayer que mencionaba el cuento de las mil y una noches, bella historia que es de las pocas que teniendo un final no tiene desenlace ya que el sultán persa buscando una venganza por la traición de una de sus esposas, jamás llega, por encontrarse en su existencia con la bella Sherezade.

 

Toda proporción guardada, existió un bisoño político que soñó que se las comía vivas y las zurraba muertas, que su única realidad existencial ha sido su desmedida avidez de escalar la cumbre que sigue sin importar la escarpada pisando a quienes encuentre en la senda peligrosa, valiéndose de cuentos e historias inventadas o aderezadas con medias realidades.

 

Samuelito soñó que un día era rey y como canta Gabilondo en ese momento hizo traer quinientos pasteles nada más para él, pero en la historia que intentó escribir el imberbe jovencito, se cayó de la cama y se puso a llorar, pues los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación dieron palo al parecer en forma definitiva y el gobernador Heliodoro y el secretario Florentino seguirán gozando de cabal salud.

 

En sus últimos estertores mortales alcanzó a balbucear el maturrango que la SCJN con esa decisión estaba “pavimentando” el camino del bronco a la impunidad y el desaseo.  En pocas palabras, si la justicia no se da como yo quiero que se dé, es chueca, pérfida, obsoleta y que siendo así, que se haga, pero en los bueyes de mi compadre.

 

Me recordó a un avezado, terco y obstinado personaje que todo el tiempo que intentó llegar al puesto más importante de su carrera quedándose en el camino era porque la democracia no existía, el INE es basura, que el sendero de la verdad está plagado de abrojos, trampas y triquiñuelas.   Pero el día que logró su objetivo, las cosas son diferentes, el sol sale para todos, el cielo es más azul y no por mucho madrugar amanece más temprano amén que después del arco iris está un perol con monedas de oro.

 

La fantasía que creó Samuelito con medias verdades jamás las pudo sustentar y la justicia de la CEE Comisión Estatal Electoral en Nuevo León, luego las autoridades federales electorales, el Congreso local y todos los que tuvieron vela en ese entierro hicieron ver al senador que la razón siempre tiene dos versiones y solo una verdadera, que en todas las circunstancias en esta querella fueron más las razones de peso por parte del gobernador y su secretario, por esa razón mantienen sus trincheras.

 

Otra muestra indefectible es que en esta lucha estéril el bisoño político se quedó solo y ni siquiera los miembros de su pandilla partidista, apoyadores, simpatizantes y o corifeos siguieron la pauta del pretendido escándalo para que tuviera eco quedándose irremediablemente solo como un pingüino en el desierto, como se ha quedado Billy Álvarez presidente de la cooperativa Cruz Azul.  Ya ve usted, cuando el arco se vence, se cae la cuna y cuando el madero es perforado para que la barca se hunda, lo primero que brincan son los roedores.

 

Por ultimo, en el supuesto sin conceder, que hubieran castigado a los señalados ¿Quién cree usted que hubiera tenido ganas, pero sobre todo perfil para ser el sustituto? Los que pueden y tienen, no aceptarían pastel de una rebanada esperarían uno completo y los que no llenaban los zapatos del bronco ni para que considerarlos, es mucho un riesgo que a lo mejor Samuelito sí hubiera aceptado, pues hoy se quedó sin Juan…y sin las gallinas.

[email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/al-final-del-arco-iris
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo