Google-play App-store
Monterrey N.L.

Como la suegra 1

Minuto
Por CHAVA PORTILLO









De cualquier cosa podría dudar, menos que al cocodrilo mayor le temblaran las corvas cuando algún mortal fuera capaz de intimidarlo o intentara amenazarlo refiriéndose de nuestro país de forma inadecuada, soez o mal intencionada.

En días pasados se juntó la panza con el chicharrón.    En gira proselitista del presidente Donald Trump se aventó la perorata acostumbrada de felicitar a AMLO como “amigou”, magnífico presidente que tiene permanentemente veinticinco mil soldados resguardando -su patio trasero- la frontera sur para que los migrantes no ensucien con sus patotas asquerosas el albo suelo americano, aunque aquí no detenemos un miserable narquito vende churros de colonia.

Adelantó también y sin avisarle al peje que en breve estará invitado en la Casa Blanca donde lo recibirá con beneplácito, asunto que hizo modificar la agenda del solecito tabasqueño ya que no estaba contemplado el viaje que más tarde confirmaba el carnal Marcelo afirmando que no había planes para abrazarse con el rubio peleonero en el salón oval, pero…lo agendamos que caray!

Les platico que se juntó el hambre con la necesidad, porque después el señor Christopher Landau en su papel de responsable de las ¿Relaciones? Diplomáticas por parte de los Estados Unidos en nuestro país, tratando de quedar bien con su patroncito adorado; declaró a los cuatro vientos que invertir en México actualmente no lo considera oportuno, porque el éxito lo fraguan un buen entendimiento entre gobierno e inversionistas, cosa que ahorita…no hay.                                    Sopas, con esos amigos, ¡para qué queremos enemigos!

Pa pronto salieron a relucir los recalcitrantes pecadores arrepentidos y predicadores del evangelio satánico diciendo: ¿Qué cómo era posible que un miembro de un gabinete extranjero fuera capaz de profanar con la lengua su suelo?    La misma cantaleta de la soberanía de papel maché, de no aceptar injerencia a nuestra política, siendo capaces de lanzarnos del Castillo de Chapultepec enredados en nuestra bandera antes de ver mancillada nuestra patria.  

Sobre todo cuando los gringos se meten cada vez que les da la gana, -que es muy frecuente- y nos insultan cada vez que respira un chino en el planeta, así es que no manchen dicen los chavos de ahora.

Pero más allá de que se reciba la invitación que NO había hecho el anaranjado señor peleonero y que lo está ordenando ahorita porque igual que el presidente nuestro, está en campaña y le vale una pura y dos con sal lo que suceda en el terruño; lo primero son las elecciones y si el presidente mexicano puede significarle un que otro puntito en las votaciones producto del discurso pueblerino y rascuache que acostumbra el cocodrilo mayor a la raza de bronce que lo escuchará en Chicago, Los Ángeles, San Antonio o Michigan el loquito Donald lo va a agradecer rete harto, sobre todo que siente que la paloma de la victoria, se le va de las manos.

No sé con qué cara Trump lo invita cuando insiste en los doscientos kilómetros de muro pagados por nosotros y tampoco sé con qué cojones el mexicano la acepta, porque “semos” muy pobrecitos, pero tenemos “dignidá”                        [email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/como-la-suegra-1
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo