Google-play App-store
Monterrey N.L.

Cuál justicia?

Minuto
Por CHAVA PORTILLO






Por el momento y justicia divina no se esperan marchas, paros y manifestaciones en la CDMX que nos sigan evidenciando como una comunidad anárquica, descabezada y convenenciera, luego de las absurdas instrucciones por parte de la gobernante Claudia Sheinbaum que con más entusiasmo que cerebro o más temor que inteligencia mandó a sus empleados a enfundarse en camisetas blancas para contener a la horda de salvajes con una biblia en la mano un crucifijo en la otra con mensajes de buenaventura y deseos de misericordia.

En un extraño maridaje de buenos deseos o intenciones perversas muy en el fondo, el cocodrilo mayor y Presidente de la República Andrés Manuel sugiriendo: abrazos no balazos y la estúpida mística de poner la otra mejilla en plena hervor con gorilas enmascarados hasta con sopletes manuales lograron aterrorizar a los pobres infelices que con buenos deseos, jaculatorias y salmos con reminiscencias glorificadas intentaban calmar a los irredentos manifestantes.

El dos de Octubre no se olvida, nunca fue más auténtico y doña Claudia no lo olvidará jamás por su ingenuo razonamiento agradeciendo a Jesús de Nazaret y a la virgen de los siete puñales que no hayan asesinado a ningún pobre cordero pascual que no alcanzó a quitarse la camiseta delatora y que los manifestantes buscaban para darles una caliente.

Por otra parte, pena y vergüenza causó la escena donde los policías formados como siestuvieran en el paredón de fusilamiento fueron objeto al recibir todo tipo de insultos y proyectiles por los manifestantes que dicho sea de paso podría asegurarles son azuzados o patrocinados por la mano que mece la cuna, ya que muchos ni siquiera conocen la auténtica razón de la fecha, ya que no habían nacido, o en su efímera existencia han hojeado un libro que narre lo que sucedió en la Plaza de las Tres Culturas y que de las Torres de Tlatelolcosaben lo que este reportero sabe de arameo antiguo.

Estas manifestaciones amalgamadas con los crímenes de los soldaditos verde olivo en tierra caliente, los pobres infelices policías de las comunidades fronterizas o guerrerenses nos deben poner a analizar: ¿qué necesita suceder para que la autoridad ordene paso redoblado?

¿Deben asesinar a otro pobre soldado o a un nahuatlaca policía para que se dé la orden que se debe de dar para que vuelva el respeto a las autoridades?

Jamás en mis setenta años vi que a un soldado vilipendiado, insultado y vejado por una pandilla de barbajanes defendiendo a huachicoleros sorprendidos in fraganti o a ladrones ordinarios rescatados por sus pandillas o familiares después de haber realizado un hurto.

No sabemos ni entendemos a dónde quiere llegar el cocodrilo presidente por no poner orden en su casa que es la nuestra.     ¿Por qué esa blandengue autoridad y esa mano temblorosa? acompañada de la dádiva que más que generosa tiene tufo electoral.

Por qué la disculpa a los bandidos evasores de cuello blanco y amnistía a los de cuello multicolor de gobiernos anteriores desde el ranchero de las botas que de solo tener deudas en su modestísima fábrica de botas, hoy es feliz propietario de tres ranchos productivos y sus dos hijastros -de la perversa Marta María- siguen operando dos plataformas petroleras anaranjadas como Emilio Gamboa Patrón también dueño del aeropuerto de Can Cun.   ¿Misterios sin resolver acaso?      MENUDENCIAS: De renuncias… ¿No cree usted que existe un lapsus en la interpretación de las renuncias por causas graves? Tan simple como argumentar el “ya no quiero seguir en la danza” y no tener qué mentir que padezco una enfermedad terminal.     ¿O hay que obligar al funcionario ponerse un grillete atado al escritorio para permanecer el tiempo del compromiso?   Deberían entenderse “por causas de fuerza mayor” exigir la renuncia, no la obligación de permanecer en una responsabilidad en la que no me da la gana seguir. [email protected]

 


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/cual-justicia
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo