Google-play App-store
Monterrey N.L.

Discurso de terror

Minuto
Por CHAVA PORTILLO











Las engañosas palabras del General Luis Crescencio Sandoval en conmemoración del aniversario de la Revolución Mexicana tienen un mar de fondo y provocan frío intenso que cala hasta los huesos por lo que dijo, cómo y delante de quién lo dijo.

El militar sacó de su ronco pecho unas palabras rematando con la frase: “nosotros, no ansiamos el poder” y de eso trata este melodrama.

Explicación no pedida, acusación manifiesta. Pero más allá del verbo innecesario, porque nadie -creo- lo estaba acusando, qué reclama el soldadito verde olivo si alguien tiene todo lo que han soñado y lo que no, se los han ofrecido,son precisamente las fuerzas armadas.

Recordemos que además de salvaguardar la seguridad nacional, cuidan fronteras, vías ferroviarias, aeropuertos, espacio aéreo, desgracias naturales DN-lll, rescates y todo lo que se acumule esta semana, agreguen ustedes desde este sexenio: diseñan, proyectan y construyen aeropuertos, vías de FFCC, administran y vigilan aduanas, operan el sistema bancario financiero y fiduciario, administran sus tiendas de raya, por si no lo sabía, la tropa tiene tiendas de consumo donde surten muebles, enseres, ropa, abarrotes y medicina. ¿Quieren más, o les guiso un huevo?

Ahora la justicia está completita en manos militares que definirán si es usted inocente o delincuente. 

No hay idea que se le ocurra al presidente López que inmediatamente piense en las fuerzas armadas y eso querido vecino, aquí y en tierra de indios se llama aproximarse a una dictadura donde las fuerzas armadas en un país, son el alma que inspira y el arma que condena y ejecuta.

Nadie en la historia de México había hecho semejante barbarie porque además de todo, los soldados no son juzgados por las autoridades civiles, ellos cuentan con jueces de su estirpe y cuentan con leyes especiales con cortes marciales, prisiones dentro de sus territorios que son inviolables y cuidado quién ose profanar con sus plantas su suelo.

Cuentan con barcos trasatlánticos, armamento, aviones, inteligencia -poca, pero hay- preparación y una cofradía que aunque se sabe que existen tribus bien definidas y cunas disímbolas son tan unidos como los judíos y tan embelesados en sus doctrinas como los fanáticos que prefieren ofrendar la vida que beneficiar al enemigo.

Qué otra cosa podría imaginar el general Sandoval Secretario de la Defensa que Santa Claus López no se lo cumpliera, porque no olvidemos que la presión ejercida para que el cocodrilo solicitara como último deseo al condenado a morir, su amigo Donald Trump, fue que mandara al general Cienfuegos a su tierra sin acusación de por medio, para que hic et nunc, aquí y ahora, dictaminaran que el ex de SEDENA se fuera a su casa porque si en Gringolandia no había delito que perseguir…pos aquí, menos.

De ese tamaño es el poder de los señores de verde olivo que se las comen vivas y las eructan muertas.

El asunto es más grave de lo que parece ser y el cocodrilo mayor con su 4T sigue amasando una barbaridad de poder en control absoluto en manos del ejército para convertirse en una dictadura y si usted no se ha dado cuenta, más vale que vaya pensando que ahora sí, los niños y las mujeres primero.                                             [email protected],com


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/discurso-de-terror
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo