Google-play App-store
Monterrey N.L.

Efervescencia política

Minuto
Por CHAVA PORTILLO








Aunque la fecha es joven aún para soñar en quién podría sustituir al bronco Gobernador, nunca falta un roto para un descocido y siempre habrá acelerados que deseando ver el vaso medio vacío piensan que la virgen les habla y se forman en la fila de los ilusionados, algunos perenes, otros improvisados.

En días pasados ya hubo quienes se lanzaron a la compra de regalos navideños con la intención de que “Santa Claus” llene su trineo y su doble moral o propósito haga feliz nochebuena al ciudadano y mejores deseos para el político que solo se acuerda del votante en tiempo de frío, o cuando requiere del sufragio.

Los políticos no piensan que en otras temporadas el ciudadano tiene necesidades.

Los famosos bonos de actuación o gestoría que la Tesorería del H. Congreso del Estado otorga a su hijos consentidos o sea los Diputados, siempre darán de que hablar y serán tema de conversación, tal vez por haber nacido con defecto.

La “dieta” -salario- de la que está compuesta la sobrevivencia del Legislador además de un valor considerablemente alto y donde muchas ocasiones se les reintegran los impuestos que todos debemos aportar a la señora de Hacienda, se suma una cantidad generosa denominada “bono” de gestoría que no tiene otro significado que promocionar…al diputado en cuestión y al organismo al que pertenece.

Algún vivillo desde hace muchos años tuvo la ocurrencia, pero no pensó en que si se iba a promocionar con esa lana, debió haber sido con dinero de sus Haciendas y no del erario que es donde sale la lana patrocinadora.   ¿Estamos?

Volviendo a los soñadores que piensan que a todo santo se le llega su oración, nos llega la novedad que de nueva cuenta el viejo señor Scrooge de la novela política del Estado y que estuvo muy cerca de Rodrigo…que luego se le pegó a Jaime Heliodoro hasta llegar al Gabinete, le sigue moviendo el cerebrito a Samuel el engañabobos, ahora resulta que el muy canalla ya encontró una nueva víctima.

Mariela Saldívar, ingenua diputada, de buenas hechuras y nobleza extrema está escuchando el canto -no podríamos decir de sirenas- de monstruos marinos para hacerla llegar a una alcaldía y no porque la bella dama no tenga capacidad, pero es mucha la perversidad y demasiada la mala leche del viejo que no puede ver caballo ensillado porque se le ofrece viaje, en el caso de Mariela.

Esta niña merece oportunidades mejores que dejarse engañar por pigmaliones voraces tan aventureros como camanduleros.   Que alguien la salve por el amor de Dios y la virgen del perpetuo socorro   

[email protected]il.com


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/efervescencia-politica
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo