Google-play App-store
Monterrey N.L.

El Gatopardo 1

Minuto
Por CHAVA PORTILLO









La esencia del gatopardo de Lampedusa en palabras breves es que todo cambie para que quede exactamente igual.    Con el tema de moda de los parvovirus malignos que además de acabar con la vida de humanos malos e inocentes, ancianos y no tan vejetes han puesto en el tablón de los sacrificios a políticos improvisados como el monarca AMLO tan nuestro y sus infaltables corifeos incapaces de decirle que está equivocado, caminarán hasta el final de su corta carrera y serán víctimas colaterales de una pandemia que no pudieron enfrentar.

Otros a su vez se sacaron la lotería y hay que decirlo con agallas hasta el hastío, Jaime Rodríguez el bronco y su fiel compañero toro de la O, pediatra de profesión y responsable de la salud en Nuevo León le dieron una repasada al perfumado gabinete federal y mientras aquí contamos las víctimas con modesto ábaco, en la capital del epicentro defeño faltan calculadoras cuarta generación para sumar las bajas, más lo que se acumule.

Dicen algunos eruditos letrados que el hombre es víctima de su propia inteligencia y que su función natural es nacer, crecer, reproducirse y morir.   Nada cambiará su esencia, como es, es y se jodió el asunto.

Pienso diferente.   El animal aprende por repetición, premio y castigo sin duda, así sea racional o los que andan en cuatro patas y ha sido un aprendizaje duro, amargo como el mensaje de Manuel González Flores en un video corto pero necesario.   Somos lo suficientemente adultos para entender que salir de las casas significa muerte para nosotros y para los que nos encuentre y creo que es innecesario utilizar a los polizontes para obligarlos que guarde distancia, que no salgan por el pastel del escuincle y mucho menos por el líquido ambarino que emborracha conciencias.

Ya habrá tiempo para cruzar copas, estrechar abrazos, aporrear piñatas o menear el bote, nada ganan con hacer fila para que les vendan el 24 de Tecate o la interminable caguama tan asediada en estos tiempos.

Lo que sí creo es que ha sido tan duro el golpe y tan rudo el aprendizaje que se han quedado en el camino muchos necios, ignorantes donde no cabían los débiles y a partir de mañana nos quedará de herencia la sana distancia, el saludo de lejecitos, guante y tapabocas y ¿quién se atreverá a dar beso y abrazo con apapacho?      Le pensará dos veces.

Bueno, perdón, sí conocemos a unos retrasaditos que con tal de salir en la foto son capaces de argumentar que no pasa nada, que México es más grande que sus problemas y que esta gripilla nos llegó, como anillo al dedo, aunque sea incapaz de meter al bote al hijo de su director de la CFE. Cosas tiene la vida Mariana…

[email protected]  


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/el-gatopardo-1
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo