Google-play App-store
Monterrey N.L.

El lobo anda cerca

Minuto
Por CHAVA PORTILLO









Es arcaico el cuento de Pedro y el lobo que casi todos conocemos y el resultado más, aunque de los arrepentidos es el reino de los cielos.     No aprendemos y vaya que formo parte del selecto grupúsculo de los incrédulos que creen y veneran a Santo Tomás aunque hayamos tropezado con la misma piedra.

Todo este margallate del covid 19 que le cayó como anillo al dedo a uno que otro imbécil fue permeándose por el mundo cobrando vidas de inocentes, pusilánimes o necios como los que este fin de semana que escucharon los cantos de los corifeos del cocodrilo y su primer esbirro que obcecado se enterca convencernos que la curva de la muerte está aplanándose provocando que el inocente caiga en la provocación como el simpático púber de pronunciado abdomen vacuo en el promocional de televisión frente al taquero de la esquina pidiendo dos de maciza y uno de tripa: “de algo nos tenemos que morir”

Pero más allá de la glotonería o los avezados adoradores del dios Baco que enloquecieron cuando escaseó y encareció la TKT nos sorprendió que la escapada tradicional de la carretera nacional del domingo volvió a tapizarse tan solo con el “borrego” irresponsable que había llegado la apertura, fin del encierro y que el coronavirus nos la pela, sin saber que lo mucho que avanzó Nuevo León por las magníficas acciones del galeno Manuel de la O y su jefe Jaime Rodríguez, un tropiezo con esta tontería podría convertirse en algo peor que cuando llegó. 

No sé quién o por qué no puede meterse a su cabecita que más allá de la reactivación económica, la urgencia académica y la pobreza extrema en la que podríamos irremediablemente caer por la falta de trabajo, palidece ante el holocausto que acarrea el regreso del maldito virus y que no existirían camas, hospitales, respiradores caros y balines como con los que intentó robar el hijo de Manuel Bartlett ni presupuesto suficiente para salvar la vida de los que caminarían por el tablón de los condenados.

Sin duda es doloroso el parto y sacrificio que nos vino a enseñar tantas cosas nuevas con la pandemia que deseamos nos deje la experiencia y sea de utilidad como han sido las hecatombes sufridas de huracanes, sismos y desgracias como el Alex, Gilberto y no se cometan las estupideces que se le ocurrió a Fernando Gutiérrez  Secretario de Desarrollo Sustentable creador del “palla y pacá” en la avenida Morones Prieto y Constitución que hasta la fecha no le he podido encontrar la aplicación de la “genial” idea.

Por cierto a este bato lo despidió del Grupo Visa Othón Ruíz por inepto y bueno para nada aunque Rodrigo Medina lo favoreció irresponsablemente sin ninguna razón ni justificación.   Algo tiene que tener ese puesto que no son muchos los que sacan el gato del agua, tal vez por lo complejo o la improvisación de los irreverentes.  

Entendamos de una vez por todas, en Nuevo León hoy, se están haciendo las cosas contra la metamorfosis del virus mejor que a nivel nacional y si tuviéramos que referir adagios, utilizaríamos el de: no me ayudes compadre, referente a López Gattel y su patrón. Quédense en casa por el amor de dios, para atrás…ni para agarrar vuelo.

[email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/el-lobo-anda-cerca
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo