Google-play App-store
Monterrey N.L.

El tren de la ilusión

Minuto
Por CHAVA PORTILLO

 









No es nuevo elucubrar sobre las desgracias que nos ha acarreado la pandemia, ese jinete apocalíptico que cabalgando apurado al camposanto llevó en ancas a miles de seres que por sufrir padecimiento añejo, descuido, o simplemente no conseguir el disimulo del padre cronos le tocó adelantarse en el camino que todos tarde o temprano caminaremos.

 

El covid 19 trajo en su estela dolorosa aparte de una muerte inesperada, hambre, necesidad, miseria, desempleo y pérdida de fuentes de trabajo irrecuperables convirtiendo en más pobres a los pobres y a los clase medieros al borde del abismo quedándose sin lo poco que habían amasado en toda su penosa existencia, porque con toda la publicidad de los pulpos financieros que los que hubieran quedado en el desempleo o salario reducido, no se preocuparan, la mano amiga de BANORTE la mítica salvación de un FOBAPROA para jodidos protegería a los desafortunados y se firmarían acuerdos para soportar la desgracia.    Mentira, vil.

 

Fue tan solo un buen ardid publicitario y hoy los abogados en los departamentos legales se aprestan para afilar la guadaña del interés moratorio y gastos de embargo en dolorosos desenlaces.   “Es lo ultimo y lo único” suelen amenazar los insensatos.    Lo entiendo, si a Juan González dueño hijo del maseco que heredó todo, no le perdonó el cocodrilo mayor un centavo de deuda, cómo iba él a rebajar lo debido por sus clientes.

 

Pero existe otra dolorosa pérdida en esta guerra interminable.   La educación.   Se ha desperdiciado el tiempo en suspensiones fatales en períodos que jamás podrán rescatar, ya que lo único que no que se recupera sin piedad es el tiempo y la enseñanza que no se obtuvo en el momento, más aún cuando existen absurdos programas apapachadores que premian con alicientes y apoyos a los “ninis” que no sepan leer y escribir donde el presidente regala dinero a pasto, aunque no estudien absolutamente nada.

 

Hablo porque traigo los pelos de la burra en la mano y cuento con la amarga experiencia de que dos hijos de la sirvienta que sin su apoyo sería imposible el desarrollo social en el hogar, chavos de catorce y once abriles que NO SABEN leer con propiedad y escribir con elemental facilidad, no hablemos de ortografía y ya no digamos desarrollar una modesta interacción entre ser humano y computadora.

 

Ese, es el futuro que nos aguarda y que de alguna forma el presidente López está promoviendo y patrocinando, una caterva de ignorantes, iletrados que siendo insultantemente paupérrimos pero con dinero fácil, seguirán votando por un gobierno que inventó la famosa BOA para desviar la atención de que no se entere el ciudadano que solicitó mil millones de dólares que se van a destinar: No es atacar la pandemia, sino en las campañas políticas venideras que amenaza con ganar morena el carro completo.

 

Es tan triste y tan poco el entusiasmo que le imprimen las marchas anti AMLO que nada podrán hacer para contrarrestar el irreversible daño que se le ha hecho a la patria, pero sobre todo la ignorancia supina en la que enterrarán a nuestros críos.

[email protected]

 


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/el-tren-de-la-ilusion
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo