Google-play App-store
Monterrey N.L.

Escalofrío

Minuto 
Por CHAVA  PORTILLO








El video que circula en las “benditas” redes sociales donde un güerco de escasos once años portando un rifle Barret calibre 50 y vestido con chaleco antibalas con radio comunicación como si se tratara de un adulto en acción como narcotraficante es para que después de temblar por la sorpresa, analizar y darnos cuenta que algo o mucho estamos haciendo mal.

El chamaco que por las estúpidas convicciones legales ocultan su nombre y en algunos medios también el rostro, lanza amenazas de muerte a Nemesio Oseguera alias “el mencho” líder de una de las células del CJNG Cartel Jalisco Nueva Generación de parte de la banda criminal del R5 donde supuestamente pertenece el Lepe.

“Te vamos a quitar la coca, y no te tenemos miedo, te puedo matar Mencho, pa que sepas quién es el R5”     Todo este mensaje obviamente aderezado con lenguaje procaz que la santa iglesia, la moral y el editor no permiten que escriba, pero es de suponer porque mientras más grotesco, amenazante y vulgar en el lenguaje creen intimidar más al adversario, que seguramente debe estar temblando…de risa, puesto que un desalmado sicario, las amenazas del aprendiz de matón es para mearse a carcajadas. 

El tristemente célebre R5 es un delincuente llamado Jesús Gregorio Villanueva que haencontrado el argumento de hacerse acompañar por menores porque aduce que las bandas rivales no responden a sus agresiones por no asesinar niños, mientras los menores sí son capaces de causar muertes dado a que son preparados para accionar armas largas.

Este niño del referido video se ha viralizado como “Juanito pistolas” de 13 años y piensan que su “ídolo” a imitar es otro pobre infeliz jovencito Juan Luis Laguna Rosales “el pirata de Culiacán”  que después de subir un video donde amenaza de muerte a Nemesio Oseguera Cervantes “el Mencho” amaneció muerto a tiros y después decapitado con mensajes donde respondían con saña su estúpida advertencia. 

Quién sabe si la demencia juvenil, la agresión desmedida o la actuación de los infantes en la actualidad es un cáncer que siempre ha estado ahí como una célula viva que solo requería que la oxigenaran, como la homosexualidad que está muy viva, pero oculta en el closet y emerge ante cualquier provocación.

Nos vino a la mente aquel mozalbete Edgar Jiménez Lugo alias “El Ponchis” que estremeció al mundo cuando se enroló a los doce años con el Cártel Pacífico Sur y cuando cumplía catorce fue detenido confesando la muerte de ocho jovencitas que después de violarlas las asesinaba y  después hacía el “guiso”, que quería decir que las disolvía en ácido muriático para que no quedara evidencia.    Estuvo detenido dos años en un reclusorio para menores y dos años después fue enviado a Estados Unidos de donde era originario, perdiéndose la pista, pero seguramente NO se ha regenerado.

Luego salieron otros engendros de satán como el chavito que en el Colegio Americano del Noreste sacó un arma e hizo cera y pabilo intentando matar a la profesora y luego darse un tiro en la barbilla, que es lo memos malo que pudo haber hecho, mientras la maestra se salvó de milagro.

Esos chavitos son los que seguramente serán los inquilinos perenes de los nuevos penales en el mundo, pero por lo pronto, hay que tener cuidado no cruzarnos por su camino, o con sus padres, para agradecerles la buena educación que esmerados le dieron a sus demonios.   [email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/escalofrio
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo