Google-play App-store
Monterrey N.L.

Gran respiro

Minuto
Por CHAVA PORTILLO









La doctora Olga Sánchez Cordero que entre otras cosas es la única del gabinete saurio que saca el gato del agua por sus conocimientos y experiencia aunque la mantengan en la bodega de las cosas inservibles, dio una cátedra en derecho constitucional con relación al intento de fraude que proponían los integrantes del manchado Congreso de Baja California de extender a cinco años el mandato del pelafustán Javier Bonilla que había sido malamente elegido por un período de dos.

Todo este indigesto aquelarre político encabezado por el partido morena y avalado por el cocodrilo mayor anteponiendo solamente un par de razones que se albergan en medio de las verijas del enloquecido presidente era una probadita que deseaba AMLO para futuras ocasiones -como la de él mismo- por si se llegaba ofrecer de extender su mandato por más de seis años.

¿Le suena increíble e insostenible?  Creo que a estas alturas ya no tanto, porque un mandatario que ha sido capaz de hacer lo que ha querido con la ley y las conciencias de Juan ciudadano, nada nos debe sorprender.

Si le damos un breve repaso a las balandronadas desde que arribó al cargo, aún estamos esperando la explicación al petate del muerto con el que asustó al país del tristemente célebre huachicoleo, desbasto y la mano del muerto.  Aquellas interminables filas a las gasolineras que no tenían producto para agarrar sin miramientos ni permiso muchos millones de dólares para realizar una compra espuria de unas pipas en Estados Unidos que al final de cuentas nadie sabe, nadie supo de las unidades, ni dónde están, ni quién las vendió, ni quién es el legítimo propietario.

La rifa del avión, amén de haber sido un fraude es una de las mascaradas más burdas que un ser humano con dos dedos de frente y coeficiente intelectual modesto pudiera escuchar.   Sirvió para pasarse en la marquesina del grotesco espectáculo falso y bajarles unos cuantos millones de pesos a los ricos que con la abyección acostumbrada movían el rabo y aflojaban la cartera.

Algún día terminará esta novela digna de Caridad Bravo Adams de: cómo engañar a un pueblo que soñaba con tener un gobierno menos corrupto.

No sé cómo López Obrador fue capaz de creer que engañaría a los miembros de las Cámaras y podría influir en el pensamiento y decisión de los diputados locales de Baja California para cometer ese robo en despoblado ante el cinismo del ricachón Bonilla que dijo: ”no estoy de acuerdo con la decisión de la corte, pero acataré el mandato”

En mi larga existencia y andar en la brega periodística, jamás había encontrado un ser humano con tan baja estima e hígados oscuros.  Que dios se apiade de los mexicanos.

[email protected]

 


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/gran-respiro
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo