Google-play App-store
Monterrey N.L.

Lastre

Minuto
Por CHAVA PORTILLO









Algo deben hacer mal los que dedican su tiempo libre a la política porque están posesionados de un lugar nada envidiable entre las filias y las fobias de Juan ciudadano.

Sin la intención de etiquetar el oficio, porque siempre ha sido una práctica tan ruin como equivocada, no todos los médicos enamoran a la enfermera, los plomeros son todos sinvergüenzas ni los psicólogos esquilman a los bobos, aunque algunos dentistas sí son salteadores de caminos y algunos electricistas son cumplidos y decentes.

Del universo de la política unos que son vistos con el ojo de la desconfianza y señalados con el índice de fuego han sido los legisladores y los dirigentes de Partidos políticos de cualquier color, sabor y dogma, nuevo o reciente creación, tal vez por eso triunfan los lobos solitarios que son “orejanos” que carecen de marca registrada como Jaime Rodríguez que popularizó la “bronconomía” o el peje que aunque sea el creador de morena, el ciudadano entiende que el pitcher, cuarto bate y primera base del equipo es el cocodrilo mayor.

Los Partidos han extraviado su esencia, ya no tienen el aroma que caracterizaba a los de antaño y cada día es más difícil que se lancen al vacío enarbolados en la bandera del color de sus amores.  Hoy se acuestan con Jesús y amanecen con Mefistófeles, le prometen sus encantos a diosito y lo apuñalan fugándose con satán.

El viernes en el Hotel Ambasador fuimos testigos de una capirotada que aún no encuentro otra explicación que no sea la de la conveniencia, la complicidad o el contubernio.  Tres Diputadas Federales rindieron sus Informes ante el electorado que les brindo el apoyo para llegar a tierra santa.

De las tres Legisladoras debo aclarar que una de ellas es Tatiana Cloutier, chava brava de buen verbo, discurso áspero y presencia incómoda, pero, fue electa por la circunscripción que abarca los Estado de Sonora y puntos convexos, o sea, cómo que rendir un informe en Nuevo León se agradece, pero como que no cuadra.  ¿O usted que cree?

Hablaron de chile, dulce y de guayaba y por más que intento entender las cosas, no lo logro. Algo que todavía es más difícil de entender es que esperaban una audiencia de quinientos y llegaron dos mil. Aplauso.     Organizado al más puro estilo priista, nada más faltó los Ángeles Azules o la Trakalosa y los organizadores se volvieron loquitos.

Habían puesto en primera fila a las autoridades, ya sabe usted, el representante del Gobernador, el de la milicia, los presidentes de los Partidos y demás, pero empezaron a poner sillas adelante, adelante y más adelante que los invitados especiales quedaron en sexta fila, quedaron rebajados a cuarta categoría, quedando en primera fila Félix Coronado que como modesto jefe de una central obrera ramplona estaba delante de invitados celestiales.

Pero lo curioso es que se dieron cita cartuchos quemados como Héctor Gutiérrez, ex alcaldes como Raymundo Flores Elizondo y Clara Luz Flores que la presentaron tres ocasiones porque nunca atinaron de dónde era alcaldesa.

Hubieran optado por presentarla como candidata a gobernadora y ya.    Pero lo extraño es que casi toda la concurrencia era gente del PRI y pocos de morena, bueno, hasta el tristemente célebre Reyes Tamez aplaudía como foca enloquecida junto Luis Galán Wong.

Cosas veredes dijo el cabalgante a su escudero cuando atacaban a los molinos de viento.  [email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/lastre
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo