Google-play App-store
Monterrey N.L.

Medio abierto

Minuto 
Por CHAVA PORTILLO












Iniciaré mi comentario aclarando que la mayoría de los medios de los pocos que se ocuparon de informar el cambio de domicilio de reos del tristemente célebre penal del Topo Chico mencionaron que la penitenciaría cerraba sus puertas cuando todo lo contrario, las abría para siempre y convertirse en un espacio que se convertirá en un parque público que nos brindará oxígeno y esparcimiento.

Algunos pocos ilusionados desarrolladores se frotaban las manos pensando que podrían convencer al bronco que era una extraordinaria oportunidad de ganarse unos pesos convirtiendo el espacio en multifamiliares en una unidad habitacional tipo Condominios Constitución.

Desparece el que erróneamente fue bautizado como Centro de Readaptación Social porque jamás lo fue.  Era un edificio que probablemente en la época en que fue construido serviría para atemorizar seres humanos y castigar maleantes que por cualquier razón le debían algo a la sociedad y venía a sustituir la cárcel que se ubicaba en la esquina de Pino Suárez y Aramberri donde cuenta la historia que con regularidad aplicaban la ley fuga, siendo la desolada alameda testigo de múltiples cristianos sacrificados por las balas de los Máuser y carabinas 30-30 rematados con las Colt 38 y 44 de maroma.

El penal del Topo Chico es una fuente inagotable de leyendas urbanas, como la residencia de presos importantes y ricos como Jorge Lankenau y Aulo Cebrián, así como el capitán fantasma famoso por sus fugas y el “calayo” de triste memoria que otro malandrín lo quemó vivo por una indiscreción. El gringo asesino de la familia Pérez Villagómez y Alfredo Ballí homosexual que luego de saborear sus víctimas en la cama los degustaba en la mesa como suculenta cena, algo así como Hannibal Lecter, decía el perico mayor. 

Belisario es el personaje central del reparto ya que siendo un hombre rústico con preparación elemental contaba con una fuerza extraordinaria que utilizaba siempre que llegaba a la “aduana” un nuevo huésped de la penitenciaría haciéndole ver las obligaciones y castigos cuando se portaban mal, enseñándoles las terríficas “tapadas” que no eran otra cosa que unas celdas de escaso un metro de ancho, dos de largo, un agujero de drenaje para lo más rudimentario y un grifo de agua.

Cuando se pasaban de pistola    -suele decirse en el argot policiaco en los excesos-  luego de una desconocida por parte de Belisario lo mandaban a las tapadas cuatro días donde salían tersos como la gamuza y obedientes como novicias de convento.

De lo más triste, es que una acción ejemplar y siendo una nota de alcance internacional la comunicación del Gobierno de Jaime Rodríguez le haya dado tan poca importancia a la difusión, ya que esto no se ve todos los días ni en variados lugares del mundo entero, sobre todo sin violencia, hablando de una excelente relación entre población penitenciaria y autoridades.   Una buena para JRC que aunque no quieran aceptar hay que hablar de lo bueno cuando sucede.    MENUDENCIAS: Aplauso, se pusieron de acuerdo Congreso y Gobierno para la fecha del informe; sigue el aplauso, están haciendo una encuesta para que el pueblo defina si la famosa 102.1 FM Opus regresa a ser la estación de música clásica que dejó de ser para convertirse en Radio Libertad que era una capirotada que carecía de identidad y mucho dañó causó a la relación de intelectuales y el bronco.  ¿Qué les costaba?

[email protected] 


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/medio-abierto
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo