Google-play App-store
Monterrey N.L.

No se me hace gorda Antonia

Minuto
Por CHAVA PORTILLO











El criterio de oportunidades, que ayer se conocía como testigo protegido y que en el bajo mundo califican de chivato, pitarra o sapo es una figura muy socorridaactualmente y para mi criterio mal interpretada porque ahora resulta que son más los perdonados que los acusados.

La señora Rosario Robles se convirtió en el cordero pascual que el nuevo gobierno de la 4ª simulación la mantiene en chirona por la incapacidad de integrar los demás expedientes para procesar a los canallas que conformaron la pandilla de deshonestos y que ante la premura del cocodrilo y sus mastines de enjuiciar desde el copete sónico de Peña Nieto se fueron por la fácil y por una miserable licencia falsa Chayito está pagando los platos rotos.

No existe duda que hay más de un culpable en este drama pero el presidente López ha utilizado a la ex secretaria de SEDATU como petate del muerto para continuar metiendo miedo a los funcionarios del sexenio pasado que se levantan todos los días para enterarse por medio de la prensa si su nombre no aparece en la lista de los sinvergüenzasdenunciados.

A Rosario Robles la traicionaron y con la misma frialdad con que los compañeros de gabinete han nadado de muertito y no han sido capaces de aparecerse en la prisión donde mantienen enclaustrada a su amiga, con la misma preocupación ahora sentirán lo congelante del acero al escuchar que en su amenazante diatriba dijo que ella sería incapaz de señalar a Enrique Peña Nieto y a Miguel Ángel Osorio Chong, dejando muy en claro que fuera de esos dos “compañeros” por no decirles cómplices, los demás van a saber de qué color pinta el verde.

Pero más allá de que la ex funcionaria y hoy presidiaria tenga el derecho divino de acogerse a ese novedoso instrumento legal, muchos se preguntan: ¿si todos tienen el derecho de salvar el pellejo acusando a los que si son bandidos, entonces quién va a cerrar la reja por fuera?

O sea, un bandido acusando a otro bandido.  ¿Y quién va a dar fe de que el dedo flamígero no está influenciado por la víscera y que con tal de librarse de ir a chirona, es capaz de mentirle al divino?, con mucha más razón a los pinchurrientos  tribunales terrenales que tradicionalmente están “maiceados”

Primero mis dientes y luego mis parientes y soy de los que no creo que esa sea una salida sana y aseada, pero como todo lo que huele a cocodrilo huele a transa y conveniencia, debe haber alguien que acabe con esa mamarrachada y la incapacidad investigadora del Instituto que mal maneja Gertz Manero no debe ser oportunidad para pillos que además de delinquir, son rajones.                                                      [email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/no-se-me-hace-gorda-antonia
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo