Google-play App-store
Monterrey N.L.

País de vendedores

Minuto
Por CHAVA PORTILLO















Por fin México está encontrando su verdadera misión y vocación per sé dónde la carrera de la comercialización está resultando su esencia.  El ranchero de las botas -recordemos- fue un buen punto de partida que hizo salir a la refresquera Pepsi Cola sobre todo en el bajío, un mercado perdido en el universo de las aguas edulcoradas.       La ventaja es que era capital privado.

Antes nos había caído del cielo gracias a diosito, María santísima -y al loquito Mario Aburto que le dio un balazo a Luis Donaldo Colosio- uno de los presidentes más deshonestos con menos oficio y perfil como es Ernesto Zedillo -la neta- que también enseñó sus dotes en el terreno de las ventas cuando logró vender-regalar a los entrañables Ferrocarriles Nacionales de México desangrando al endémico país producto de la puñalada trapera cortándole las venas que eran sus vías, en una transfusión a Kansas City Southern, compañía de la que luego nos enteramos seríasocio propietario y alto ejecutivo.

Un poco más allá, ¿qué podemos decir del paisano Carlos Salinas de Gortari? que de un plumazo logró la operación comercial de la televisión del estado IMEVISION al socioRicardo Salinas Pliego; Teléfonos de México a Carlos Slimmodesto restaurantero dueño de Sanborns convirtiéndolo en el hombre más rico de México y paralelamente la cuchillada a la industria acerera cuando un ilustre desconocido Julio Villarreal tuvo dinero -¿?- suficiente para convertirse en presidente del grupo Villacero, y socio de AHMSA  -le suena con Alonso Ancira-  del grupo Siderúrgico Lázaro Cárdenas, presidente de consejo de Banca Afirme, del Instituto Latinoamericano del Fierro y Director de Consejo del American Iron & Steel Institute.  Cualquier veinte de manteca envuelto en papel de estraza.

El epílogo de la tristemente célebre farsa “El avioncito que yo vendí” ayer tuvo uno de sus últimos capítulos -creo y deseo- cuando la conferencia mañanera del cocodrilo mayor se llevó a cabo en el hangar que fue presidencial teniendo como fondo de escenografía el TP 01 que compró el dipsómano Calderón, disfrutó el copetín con la plumífera gaviota y a López le ha servido un titipuchal para fines propagandísticos, porque cada ocasión que se le agota el tema al peje vuelve a sacar el lujo, costoso y absurdo que fue adquirir el palacio volador.

Ayer invitó a la prensa a recorrer el interior del lujoso armatoste, hágame usted el favor.  ¡Pa vergüenzas no gana uno!

Pero ya lo hemos platicado en diversas barbacoas, el avión NO se puede vender porque NO es nuestro así lo diga BANOBRAS, el cocodrilo o la madrecita de chapo Guzmán, es como cuando usted tiene una propiedad y desea venderla por “urgencias” económicas pero tiene un adeudo con el que se lo financió.     Tiene que saldar la cuenta, recibir el papelito LIBRE DE GRAVAMEN y después poder intentar vender.  Hacerlo de otra forma estaría incurriendo en un fraude por estar intentando vender algo que no es propiedad.

Otro asunto por demás ilógico es lo que escribíamos hace unos días en este espacio, la Compañía INTERJET de los Migueles Alemán acaba de entrar en el fatídico “chapter eleven” que no es otra cosa que la quiebra comercial, significando que tendrán muchas cosas, pero efectivo, no.  Dígame usted por lógica elemental si existen dos o tres líneas aéreas que están por el mismo tenor ¿quién va a comprar un avión con esas características?         Salvo que lo quieran rematar y eso no lo va hacer el cocodrilo porque sus bonos como vendedor estrella quedaría por los suelos, prestigio que había ganado a pulso con la creación de la mamarrachada llamada Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado.                                     [email protected]   


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/pais-de-vendedores
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo