Google-play App-store
Monterrey N.L.

Samaritano cursi

Minuto
Por CHAVA PORTILLO











Si algo irrita y molesta hasta el tuétano al ser humano con QI más o menos promedio es que se les califique y etiquete como retrasado mental pensando que toda la retahíla de idioteces salida de pensamientos atrofiados las asimile como verdad universal.

Por más que intento encontrar elementos de congruencia ocupacional en momentos en que el universo está en la antesala de la angustia y el terror con una pandemia incontrolable por nuestra irresponsabilidad y unas elecciones del país más poderoso del orbe, donde los resultados que sean nos afectarán para bien o para mal, sale un pobre sujeto que sueña con ser candidato a la silla gubernamental por el otrora “inmaculado” PRI con la sensacional idea de adquirir unos vehículos sofisticados por el blindaje y el precio para heredarlos a los funcionarios que le sustituirán en el puente de mando municipal.

En verdad se requiere ser estúpido o tener algún desajuste que no permite coordinar adecuadamente el cerebro con la lengua, tal vez por falta de irrigación porque sus arterias están obcecadas en mandar la sangre a los bíceps que a la parte superior de la cabeza que regularmente la utiliza para exhibir un sombrero. 

Adriancito el pequeño que por suerte y fortuna del destino y mala maniobra de Felipe de Jesús Cantú brindó la oportunidad de repetir en el cargo de alcalde gracias a la mala leche de Rodrigo Medina en su peor fechoría, se ha convertido en un auténtico dolor de cabeza para Heriberto Treviño presidente estatal del tricolor porque no ha podido convencer a su cuate Alejandro “alito” Moreno de que la única posibilidad de tener alguna oportunidad de acechar el triunfo es dejar al margen a pequeñín y darle la oportunidad a Paco Cienfuegos por ser un político con mayor alcance, perfil, pero sobre todo, inteligencia, de la que carece el pobre muchacho que quiere a como dé lugar ser policía y de perdido sentarse en la silla de Gustavo Adolfo Guerrero por espacio de ocho años. 

No es nuevo que el ineficiente alcalde regio ha salido con la sandez de comprar costosísimos vehículos blindados y darlos en calidad de préstamo a policías guaruras que le han servido como protectores de su integridad o su familia,aunque no estén laborando en el municipio de Monterrey cargándole los altos costos al erario.

¿Qué fijación tendrá pequeñín en apoyar a policías de macana y pistola, aunque no tengan nada que ver con el gobierno municipal?

Póngase usted a pensar si ahorita que es tan solo un mal alcalde, ¿qué nos espera si llegara a la ilusión de arribar a la tierra de nunca jamás y sentarse en la añorada silla de gobernador?        Mandaría traer ochocientos pasteles nomás para él, como el cochinito que soñaba con ser rey, como el imberbe jovencito de Santiago N.L. David de la Peña que de pobre pelagatos regidor ya se promociona como alcalde que suplirá a Javier Caballero y se aventó el pequeño detalle de hacer nombramientos de su próximo gabinete.

Par de semejanzas tiene David con Adriancito amén de lo bisoño, ser amigos de Pedro Pablo Treviño Villarreal y cultivar vía fisiculturismo, desarrollando más el bíceps, que el cerebro.

Pero que se le va a hacer, así son los niños de ahora que mal salen del cascarón y sienten que se las comen vivas y las zurran muertas, cuando todavía traen leche en las comisuras de los labios.                                                 [email protected]

 


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/samaritano-cursi
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo