Google-play App-store
Monterrey N.L.

¡Silencio!

Minuto
Por CHAVA PORTILLO

 









Sin duda al chavo Emilio Lozoya Austin van a darle una cachetada para que hable y diez para se calle porque es mucho lo que trae en el morral y su pánico de quedar guardado en chirona por muchos años le hará desembuchar muchas cosas ciertas y vividas, pero tal vez algunas falsas e inventadas.

 

En un rato más que usted haya desayunado estará desembarcando de un jet de la Fuerza Aérea Mexicana que fue especialmente por él acompañado de un bato picudo que le vino haciendo plática para evitar el aburrimiento u ordenando todos los papeles que le servirán como acordeones en su larga pero privada comparecencia en la que seguramente se llevará melgas completas arrastrando tronco, molonco y hoja dejando bien trillada la besana.

 

El cocodrilo mayor que suele ser especialista en tejer historias de terror para distraer la atención de propios y extraños soltó de su ronco pecho una advertencia con aroma de amenaza cuando dijo en la mañanera: ¿saben ustedes quiénes autorizaron con su voto la reforma energética que tiene hundido al país?  Ahí se los dejo de tarea, esbozando una picara sonrisa del gato que se acaba de merendar al ratón.

 

Esa sentencia tiene con insomnio a más de cuatro que compartieron mesa, vianda o negocio con Emilito que entre otras cosas dicen los malquerientes que era mamón subido, tirándole a azul plumbago, por la soberbia que causa la vitamina de poderoso caballero es don dinero ya que siendo amigo cercano del copete Peña Nieto y su alter ego Luis Videgaray no habría cerro que se le empine no cuaco que se le atore.

 

De ahí desearía hacer una reflexión.  ¿Qué tanto sustento y validez tendría una declaración de un político despechado que como novia traicionada se atreverá a acusar de todo lo indecible?  a amigos, enemigos, parientes cercanos o lejanos bajo el silogismo lógico de que me muera yo a que se mueran mis hermanos, prefiero quedarme sin familia, o sea, primero mis dientes que mis parientes.

 

Una simple aseveración vituperada que señale con dedo flamígero Lozoya contra cualquier mortal sería motivo suficiente para que la justicia abra un expediente y azuce a los mastines feroces que destrozarán el prestigio por tan solo sospechar habiendo sido amigo, conocido cómplice del ex director de PEMEX.

 

Perversidad, es el nombre del juego predilecto de el presidente López y ante un ejercicio elemental de que tooodos estamos hasta la madre de la corrupción y queremos a todos en la cárcel, nadie va dudará quemar en leña verde a todo sospechoso de haber hecho triquiñuelas con el hijo de Lozoya Thalmann que fuera director del ISSSTE y Secretario de Energía con el innombrable y aborrecido Carlos Salinas de Gortari.

 

¿Sabía usted que el millonario Carlos Cabal Peniche que hace unos días le estiraron la cobija para descubrir que será uno de los dos “salvavidas” que increíblemente salvarán la empresa Interjet de Miguel Alemán Velasco, -padre- Miguel Alemán Magnani, -hijo- que había entrado en el tobogán que te lleva a la muerte segura que produce caer en el “chaptereleven” que es la bancarrota?

Pues este santo señor es uno de los que están en capilla porque radio pasillo empezó a filtrar que en su tiempo de director de PEMEX Lozoya lo hizo aparecer en contratos millonarios.

 

Sea falso o verdadero, les puedo asegurar que nadie quisiera estar en los zapatos de los que ha besado el diablo y el cocodrilo utilizará hasta la ultima gota de tinta que le producirá la novela de Lozoya Austin que le llegó como la pandemia, como anillo al dedo. 

[email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/silencio
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo