Google-play App-store
Monterrey N.L.

Sombrero ajeno 1

Minuto
Por CHAVA PORTILLO








Estos días de reflexión y confinamiento obligado me he cansado de: contestar el teléfono para escuchar ofertas de líneas telefónicas, tarjetas de crédito y encuestas engorrosas de funcionarios que no hacen nada durante gran parte de su período y que cuando llega el zenit de su responsabilidad juran y perjuran que ahora si van a trabajar con empeño, dedicación y honradez para que les obsequiemos el sufragio urgido y seguir pegados a la retesa ubre del erario.

En esa desagradable costumbre de hacer como que hacen para que votemos por los imbéciles irresponsables existe también los alcaldes que se ponen a limpiar la avenida que está sin barrer por meses y esperan que sea sábado o domingo para enviar a las cuadrillas de bacheo a la salida de la carreta nacional para cerrar uno o dos carriles y hacer una demostración que en este gobierno, sí, se trabaja como el tristemente célebre Adriancito el pequeño alcalde de Monterrey que acertadamente manejó un editorialista vecino, jamás deseó ser presidente municipal.

Su sueño es ser policía.  Recordarán ustedes la ocasión que jugando a la serie Miami Vice circulando por Gonzalitos siendo Procurador, se apeó de la unidad -blindada obvio- súper protegido y participó en la aclaración de una discusión entre maturrangos de poca monta logrando las gráficas de los rotativos al siguiente día para beneplácito de su patroncito,inventor y culpable de tanta mamonería Rodrigo Medina, que cuando se le vino encima y entró convicto y confeso al desaparecido penal del Topo Chico con todo y ficha uniformado de naranja, no fue capaz de meter un ápice para salvarlo de la mediocridad y desprestigio.

Pues ahora el pequeñín alcalde Regio por segunda ocasión en una balandronada que Felipe de Jesús Cantú del PAN no supo defender y se la arrebataron en la mesa, tiene la estúpida idea -como no pudo llegar a Fiscal General- de ocupar la silla de gobernador para que desde ahí vestirse de policía y seguir con pistola al cinto, placa y cachiporra, hágame usted del favor.

Pequeñín es de esos batos que quiso ser bombero, luego piloto y ahora sueña con traer un faro rojo en el tablero de la troka, estrobos, sin placas, armado, estacionarse sobre la banqueta y no pagar las cuentas de los lupanares, amén de irse en vuelos privados a la capital del juego intentando engañar a todo el mundo.

-por cierto, no lo ha aclarado-

El pobre edil mandó ayer tres cuadrillas de veinte personas -son las que contamos- a colonias: Roma, Contry, México y Alta Vista que la verdad no les urge el apoyo: una cubeta de plástico, trapeador, pinol, jerga, axión, lava trastes, jabón de tocador y un Cloralex con la leyenda “Monterrey es primero”.

¡Haciendo campaña con dinero nuestro!

Adrián, ¿si realmente consideras que la prioridad es la ciudad y es paupérrimo tu ejercicio, por qué no abandonas el sueño guajiro de ser gobernador y te vas de policía a Perros Bravos?   Serías más feliz…y nosotros también.   [email protected]

   


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/minuto/sombrero-ajeno-1
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo