Google-play App-store
Monterrey N.L.

De santos y herejías

De ninguna manera me quiero plagiar el nombre con el que bautizamos la excelente columna que mantenía mi compadreEloy Garza y quien de ese tema y de cualquiera puede escribir unas mil veces mejor que yo, pero el nombre se le acomoda, cuando viene a mi memoria la advertencia de otra vieja amiga, la poetisa Leticia Herrera, a quien poco le entendí cuando allá por los ochentas me decía lapidaria que de revolucionario a mercenario hay solo un paso.

Pues bien, el caso de Samara Pérez, autoproclamada lideresa de la causa de los dolientes de la masacre del Casino Royale, quien de la noche a la mañana fue desenmascarada por una grabación, que, casi como siempre en estos casos circuló desde una fuente anónima, demuestra que de santo a hereje hay el mismo paso que de revolucionario a mercenario.

La señora puede decir misa, si le queda un poco de vergüenza, pero está claro, salvo un peritaje que demostrara lo contrario, que es suya la voz negociando un cochupo de millones de pesos con los abogados de la casa de apuestas caída en desgracia, mientras al resto de los deudos se les otorgaba una indemnización que no llegaba ni a los 100 mil pesos.

Periodísticamente, insisto, es la historia de siempre, o al menos desde el Watergate para acá, con un informante identificado solamente como “Garganta Profunda”, que desde el incógnito desenmascaró los tejes manejes del poder…

Pues, bien, como en el caso del Royale, muchos otros santones con tendencias herejes han salido más beneficiados que pescadores en río revuelto (y autonombrados expertos) por la inseguridad que aún vivimos, aunque las cifras oficiales quieran tapar el sol con un dedo.

Ayer El Norte celebraba (¿y cómo no, si es su empleado?) que el editorialista Miguel Treviño pase de las ligas locales de las cachuchas de la autoproclamada causa de la sociedad civil al Consejo Nacional de Seguridad.

Otro buen amigo, a cuya identidad sí tengo que proteger por razones estrictas de seguridad, me dijo de Miguel un día: “Este cree que sabe de seguridad, pero en su vida, como muchos, ha correteado a un ratero en la calle”.

Y bueno, como soy regio y me dicen que tengo que sentirme orgulloso, pues le deseo mucha suerte a Miguel…

Ojalá y continúe con su santidad ahora que comparta (¿será?) esas importantes decisiones que nos afectarán o nos beneficiarán a todos los mexicanos. No le hace que siga escribiendo en el periódico equivocado, mientras, como dice el Chava Portillo, no enseñe el cobre…

[email protected]

 


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/once-varas/de-santos-y-herejias
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo