Google-play App-store
Monterrey N.L.

Entre el ogro filantrópico y la mujer del César

“El ogro filantrópico es el Estado mexicano, el que tiene actos humanitarios y de solidaridad con la población, el que asiste, el que subsidia a los más pobres, pero es al mismo tiempo, regresivo y violento. No sólo eso, también censuraba y perseguía, no con la brutalidad de las dictaduras militares de Sudamérica, pero sí como cualquier régimen iberoamericano oligárquico, con cierres de espacios en lo económico y en lo político”.

Juan Federico Arriola

¿El retorno del ogro filantrópico mexicano?

 

A que en estos asuntos de política y periodismo ya nada nos va a sorprender...

Como bien dice el periodista Francisco Tijerina, “elogio en boca propia no suena, es vituperio”. Y sin embargo, a mí no me van a venir a contar de la compra de los votos. Llevo cubriendo elecciones mexicanas, campañas y precampañas desde 1985.

En el mercado de los votos no hay colores ni partidos: unos candidatos comienzan moviendo el trasero y otros acomodando “lonches y cocas”. Unos más pagando en efectivo.

Así que la próxima vez que vea usted a un campeón en elecciones, piénselo bien, porque no se trata ni de expertos en marketing que crean “un producto electoral”, ni de la democracia manifiesta (“el pueblo lo pidió”) y menos de una “tersa revolución de terciopelo” como la que nos vendieron cuando Fox le pateó al PRI el trasero para sacarlo de Los Pinos. Y ya ve como nos fue.

Oiga, pero el caso de Maribel Villalón y sus dos alegres compadres, los diputados Lucy Campos y el otrora desconocido, Ernesto Quintanilla repartiendo dinero en efectivo, en billetes de 500… Y dejándose fotografiar, como si de una hazaña se tratara…

En todo su derecho, la Secretaria General del PRI en Nuevo León se defendió con un  lacónico email: “…la gente no tiene trabajo la gente pidió ese apoyo porque querían comprar regalos de Navidad a su familia, no creo que cometiéramos ningún delito…”

Y pide, supongo que con miras al 2015, y también supongo que recordando asuntos de “la pelusa en Puerto Vallarta y los diputados del PAN”: “…espero que sea cierto que los que quieren ser candidatos no hagan actos anticipados de campaña con efectivo, ojalá ayuden al pueblo y no derrochen el dinero en fiestas o cosas más vergonzosas…”

Pues no Maribel, no creo que se arriesguen a andar soltando la lana así como así, y menos delante de fotógrafos y camarógrafos que es lo que más abunda en las campañas ¿o no lo sabían ustedes tres?

Y sí, estoy medio de acuerdo con usted, Maribel en cuanto a que los elegidos “…le regresen tantito de lo que ganan que no se les olvide que el sueldo del funcionario lo paga el pueblo…” Pero que lo devuelto sea con honradez, y con trabajo. Porque si vamos a citar a Cristo con aquello de que: “… Así es que lo del César al César.” Habrá que recordar que la otra frase latina, aquella que dice y muy claro: “La mujer del César no sólo debe ser honrada; además debe parecerlo” lo que se traduce en que no hay que andar haciendo cosas buenas, como el Ogro Filantrópico de Paz, que resulten en malas.


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/once-varas/entre-el-ogro-filantropico-y-la-mujer-del-cesar
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo