Google-play App-store
Monterrey N.L.

¿Le compramos su Ipiranga?

A lo mejor no deberíamos de ponerle tanta importancia, porque se supone que hay que tomar las cosas de quien vienen, pero resulta que es el gobernador Rodrigo Medina quien tal parece que ya arrancó y se quiere perpetuar 30 años en el poder: tal y como el dictador Porfirio Díaz.

Oiga, de que el poder corrompe... De que el poder enloquece.

Estas declaraciones de Medina de no ser trágicas, serían cómicas, aunque más bien son terroríficas.

“Yo me quedaría como Porfirio Díaz: 30 años aquí (en la Gubernatura). A mí me encanta lo que hago”, dice El Norte que les dijo a unos chavos.

O sea que no ha llenado... Ni él ni su papá, ni sus allegados...

Lo único que se me ocurre ante tan trasnochada idea (como todas las de este catastrófico sexenio) es que vayamos haciendo una cooperación (que nos va a salir más barata que la deuda) y comprar una lancha que pueda navegar con el Río Santa Catarina a medias aguas, como ahorita.

Es que aquí en Nuevo León aunque tenemos Capitanía de Puerto, por razones burocráticas, pues no tenemos... Puerto.

Y para que Medina se vaya con los tintes románticos de Díaz, lo echamos en corrida a él y sus secuaces hasta la orilla del río, ahí por Zaragoza y Constitución.

Con toda corrección victoriana dejemos que aborde esa lancha ilusoria, en compañía de quien quiera, mientras alguna banda barata entona el vals “Sobre las olas del mar” y por supuesto, “Las golondrinas”.

La nave llevaría pintado su nombre en los costados: “Ipiranga N.L.”

Por lo pronto yo pongo 20 dólares y recomiendo al fabricante (que no astillero, porque tampoco llegamos a tanto).

[email protected]


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/once-varas/le-compramos-su-ipiranga
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo