Google-play App-store
Monterrey N.L.

No encuentro la IAVE… Dónde está, quién sabe

Conste que con el título de esta entrega no le quiero hacer la competencia a mi querido y admirado Félix Cortés Camarillo, pero ahorita que leí el artículo del inigualable Chava Portillo irremediablemente vino a mi memoria aquella mañana de principios de año que comenzaba tan bonita, con un almuerzo en El Mirador.

Mi compadre Hache quien me invitó y pagó la cuenta fue el que me dio la mala noticia que hizo que se me atorara el taco de machacado y el café se me enfriara: a Tito García Herbert, quien estaba sentado esa mañana a unas mesas de la nuestra, lo acababan de hacer delegado del Capufe (que en cristiano significa algo así como Caminos y Puentes Federales) en Nuevo León.

Así, mientras se oscurecía el cielo y comenzaba a llover una fría llovizna “mojapendejos” por Constitución, yo creo que se me notó la incomodidad porque Hache me preguntó si el tal Tito me caía mal.

Yo nada más le contesté que me parecía que sujetos como él eran las clásicas garrapatas del presupuesto, porque, de administrar y casi quebrar los fondos de seguridad en el estado (y los del Foseg junto con Alvarito Ibarra cuando Nati desgració el estado) se fue a juntar con Juana Aurora Cavazos para lo mismo en la Secretaría de Desarrollo Social… y ahora lo premiaban con esto.

La semana pasada supe que la autopista a Laredo casi colapsó porque no hubo energía eléctrica para que operaran las casetas.

Ni la Policía Federal ni Capufe parece que se dieron cuenta porque fueron los mismos automovilistas quienes se las tuvieron que arreglar.

Claro que de Tito no dependió el escándalo de IAVE (ni Dios quiera que le den tanta ala) pero con lo de la autopista a Laredo, lo maltrecho y desolación de la Monterrey-Reynosa más el robo que cumple ya cincuenta años en el inútil puente que en Cadereya cruza el Santa Catarina… Tito está en su elemento.

[email protected]

 


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/once-varas/no-encuentro-la-iave-donde-esta-quien-sabe
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo