Google-play App-store
Monterrey N.L.

Regio dream

La verdad siempre es más cabrona que la ficción… De muestra, ahí tenían ustedes a un ex candidato a la alcaldía de Monterrey, quien se quedó con la ganas de regresar como mandamás al terruño donde dejó enterrado su ombligo político.

Y es que su papá instalaba persianas. Y dobleteaba en un taxi. Pero cuando a Felipe lo nombraron secretario particular, sin un céntimo en la bolsa, juró y perjuró que iba a juntar un millón de dólares en tres años.

Le mintió a la “declaración patrimonial” porque el trienio le dejó no uno, sino tres millones de dólares… Uno por cada año.

Más o menos lo mismo le pasó a un estudiante de Oaxaca unos años después… Aunque al final se le agriaron los quesos.

A mediados del primer decenio de este siglo, Rodrigo gerenciaba un Blockbuster en Coahuila. La historia ya se la saben, porque sigue de Gobernador.

Gente que hace uno, dos o tres años no tenía nada, ahora cuentan con mansiones en Houston…

Medio Shary Road es propiedad de políticos regios. Medio San Antonio, Texas, también tiene a sus dueños por acá.

Chale era empleado de Office Depot. Ganaba 6 mil pesos al mes cuando le pidieron que se metiera a la grilla, camino del cual nunca volvió.

Menos después de haber sido alcalde dela llamada Capital Industrial de México.

Con estas historias, cualquiera querría venirse aquí a buscar el sueño regio ¿o no?

¿A quién le importan la moral y las buenas costumbres cuando se tiene una suite en la Isla del Padre?

[email protected]

 


COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/once-varas/regio-dream
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo