Google-play App-store
Monterrey N.L.

De auditores a modo y resistencias al cambio

La valentía moral (…) es la cualidad esencial, vital, para aquellos que buscan cambiar un mundo que se resiste tan dolorosamente al cambio.

Robert F. Kennedy



En años recientes el estudio del institucionalismo se avivó como un esfuerzo por describir los procesos transformadores de países o sociedades a través del mundo. Este revivido interés, llamado “nuevo institucionalismo”, hizo hincapié en instancias más profundas y difusas que los meros formalismos o letra negra de la ley –para entender las transformaciones de sistemas políticos debíamos tomar en cuenta todos los factores y actores que tienen un papel decisivo en la realidad política.

El cambio y la transformación de sistemas políticos hacia algo más íntegro, democrático y eficaz, sin embargo, carecen de rutas definidas. Más aún cuando el desarrollo de sistemas, como el mexicano, muestra vicios que generan una resistencia institucional hacia el cambio –corrupción, faltas de transparencia y falta de rendición de cuentas, como algunos de los ejemplos más claros.

En el año 2008, no obstante, apareció en la vida pública de nuestro estado un actor que entendía la necesidad del cambio en nuestro gobierno y, consecuentemente, la necesidad de eliminar todos esos vicios que impedían llegar a ese cambio. En 2008, el contador Sergio Marenco asumió el rol de Primer Auditor General de la Auditoría Superior de nuestro Estado –un evento que marcaría la rendición de cuentas en Nuevo León (generando nuevas leyes fiscalizadoras) y en todo el país (al lograr dos reformas constitucionales en la materia). Con los esfuerzos de Marenco al frente de la Auditoría Superior de Nuevo León, por primera vez se estaba dotando a dicha entidad con una verdadera autonomía e independencia –facultades que Marenco aprovechó para impulsar la transparencia y el acceso ciudadano a las cuentas públicas.

Desafortunadamente para nuestro estado y para nosotros, el contador Sergio Marenco falleció el pasado marzo, tras cuatro años de implementar cambios trascendentales en materia de auditoría en Nuevo León. Ahora, ha pasado más de medio año en que se trata de encontrar a un sucesor en la Auditoría Superior. Y lo más preocupante de todo es que poco a poco han aparecido todos aquellos vicios que el contador Marenco se había esforzado en erradicar como titular de la Auditoría: la corrupción, la falta de transparencia y la obstaculización al acceso ciudadano a información de las finanzas estatales.

En resumen, como villano casi imbatible del cuento, la resistencia institucional hacia el cambio se ha dejado ver en nuestro Estado, principalmente a través de partidos y legisladores en nuestro Congreso estatal que han hecho todo lo posible por poner un auditor “a modo”, es decir, un auditor que parta el queso con ellos y los ayude a esconder toda fechoría bajo la alfombra. Así, miembros del Congreso Estatal han violentado el meritorio proceso seleccionador del Consejo Cívico de las Instituciones de Nuevo León (CCINLAC) al saltarse exámenes psicométricos, de confianza y de conocimiento para poder perfilar a su propio favorito de un total de 11 aspirantes: el contador Juan Paura García, quien curiosamente tenía un puesto directivo en ISSSTELEON durante el sonado desfalco de dicha institución y quien decidió no acudir a los exámenes de confianza en el proceso convocado por el CCINLAC. Para acabarla de amolar, cuentan por ahí que en el currículum del contador Paura ni siquiera se hace mención de su paso por el ISSSTELEON.

¿Será que algunos de nuestros legisladores estatales quieren esconder corruptelas como la de ISSSTELEON –donde desaparecieron más de 300 millones de pesos en pensiones– bajo la alfombra? Habrá que ver, porque el 11 de diciembre se elegirá al nuevo titular de la Auditoría Superior en Nuevo León, un puesto clave que, de seguir con el camino transformador dibujado por Marenco, pudiera ayudar a nuestro estado en dar pasos agigantados hacia una verdadera transparencia y rendición de cuentas. Se tendrá que vencer, no obstante, al siempre recurrente obstáculo del desarrollo democrático en nuestro país: la resistencia al cambio.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/tierra-de-nadie/de-auditores-a-modo-y-resistencias-al-cambio
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo