Google-play App-store
Monterrey N.L.

De elecciones y malestares políticos

Tierra de Nadie

Por Walid Tijerina


“Yo soy un optimista. No parece muy útil ser cualquier otra cosa.”

Winston Churchill


Con elecciones aproximándose, las opiniones políticas empiezan a mostrar mayor intensidad –y usualmente acompañadas de un desencanto o decepción política. Y para como somos los mexicanos, siempre queremos apropiarnos de circunstancias como si fueran primerizas o únicas en la historia. Hablamos ahora de un desencanto con el sistema político, pero la verdad es que este desencanto ha existido a través de toda nuestra historia –y de la historia de todos los sistemas políticos. Tal parece que nos hemos olvidado del movimiento estudiantil del 68, por poner un ejemplo; o del movimiento estudiantil en los sesentas a nivel internacional o el movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos.

La tarea de la sociedad civil siempre ha sido la de despertar a la clase política o gobernante de letargos a través de un mayor involucramiento, porque las inquietudes y demandas de los ciudadanos siempre deben estar presentes.

Desde los cincuentas, los académicos Kurt y Gladys Lang comenzaron a narrar ese fenómeno que eventualmente llamarían “malestar político”, causado por el incremento de canales informativos sobre sucesos políticos; poco a poco, sobre todo con la televisión, se generó una sensación de desconexión con el actuar de los políticos. Ahora, los canales informativos se han multiplicado aún más, tomando en cuenta redes digitales y sociales.

No obstante, en nuestro caso, el sistema democrático ha creado aperturas gradualmente para una mayor recepción de las inquietudes y proyectos ciudadanos: como las candidaturas independientes y las consultas populares, aunque tengan muchos puntos por mejorar. Aquí está entonces el otro lado de la moneda, el llamado “círculo virtuoso” de la comunicación política: el cual exhibe una mayor participación política de ciudadanos fundamentada en un mayor conocimiento de información relativa.

Este círculo virtuoso es el que todo ciudadano, miembro de un sistema democrático, debe procurar. Porque siempre habrá dos percepciones del mismo asunto: una negativa, pesimista, y otra positiva, optimista. Creo yo, como decía Churchill, que de muy poco sirve ser algo distinto a un optimista.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/tierra-de-nadie/de-elecciones-y-malestares-politicos
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo