Google-play App-store
Monterrey N.L.

Por una CEE más entrona

“Un largo camino se inicia con el primer paso”.

Kalimán


Al parecer ya vimos, en Nuevo León, la lucecita al final del túnel en materia electoral. Más allá de tintes partidistas, la resolución que nuestra Comisión Estatal Electoral acaba de despachar es una gran señal de que está dispuesta a asumir sus responsabilidades. Con esto, pudiéramos representar a la CEE en ese punto de inflexión tan típico de esos superhéroes de comics en el que deciden hacerse cargo de su vocación. Porque con grandes poderes (y claro que la CEE los tiene en ámbito electoral) vienen grandes responsabilidades.

La resolución contra Margarita Arellanes fue entonces esta primera señal de la CEE, con dos sanciones pecuniarias que suman cerca de los 145 mil pesos. Los motivos sancionadores fueron dos: promover obras y actividades de la administración de manera individual (“Tu alcaldesa cumple”) y, segundo, vestir logos del PAN en eventos municipales. Las actitudes de Arellanes fueron finalmente demasiado egocéntricas y PANegíricas para criterio de la Comisión Estatal Electoral.

Tal vez lo más pertinente para nuestra alcaldesa sería aceptar las sanciones. Del punto de vista de cualquier ciudadano, sería también asumir responsabilidades por parte de Arellanes. Los actos de campaña adelantados son ya descaradamente obvios –o como dice una compañera: blanco y en botella de leche. Y no sólo de nuestra alcaldesa, sino de tantos otros alcaldes, diputados o funcionarios que ya están calentando motores para el próximo año electoral.

Esta resolución de la Comisión sirve entonces no sólo como precedente, sino también como aliciente y recordatorio de que nuestras instituciones políticas están precisamente para hacer valer las reglas del juego. Muchos tenían ya (y me incluyo) a la CEE como una institución considerablemente dubitativa en hacer valer sus atribuciones. Podremos argumentar que estas sanciones no son suficiente escarmiento para todos aquellos funcionarios saltándose las trancas como toros de rodeo; sin embargo, estos precedentes sin duda fungirán como fogueo y como formadores de confianza para una CEE que históricamente se había visto rebasada por artimañas proselitistas.

Los hábitos, a final de cuentas, también empoderan. No podemos exigirle a la CEE que de la noche a la mañana desfaga todos nuestros entuertos electorales. Lo que sí podemos exigirle es que vaya curtiendo sus facultades y atribuciones para apuntar hacia esa meta –porque el camino es largo, y como Kalimán o el Hombre Araña, la CEE tomará tiempo en afinar todas las destrezas requeridas.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/tierra-de-nadie/por-una-cee-mas-entrona
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo