Google-play App-store
Monterrey N.L.

PRI: En busca de la legitimidad perdida 2/2

Tierra de Nadie

Por Walid Tijerina


“Todos ven lo que aparentas ser, pocos conocen lo que en verdad eres”.

Nicolás Maquiavelo


En el 2014 y lo que va de 2015, hemos visto de nuevo al PRI con su espalda contra la pared. Los bomberazos que han surgido fueron demasiados –todavía no terminan por apagar uno y ya ven la humareda del siguiente: Ayotzinapa, Tlatlaya, la Casa Blanca, la elección del Secretario de la Función Pública, la nominación de Medina Mora y el caso Aristegui.

Desde la falacia en que se convirtió el supuesto “cuerno de la abundancia” petrolera anunciado por López Portillo, en el cual el petróleo vendría a resolver todos los problemas de financiamiento público y desarrollo en México, los gobiernos tanto del PRI como del PAN han sido muy conscientes en la necesidad de crear circunstancias óptimas para la inversión privada –nacional y extranjera. Con un gobierno hipnotizado por la estabilidad (o el estigma de la inflación) y castrado por el endeudamiento (a Estados Unidos con el Plan Brady o a organismos internacionales con sus “paquetes estructurales”), la única salida que vieron fue la inversión privada como motor del desarrollo mexicano. Por eso es por lo que ahora los estados y la federación se afanan en presumir records en inversión extranjera –porque de otro modo, no se tendrían, ni en los sueños más guajiros, los recursos suficientes para financiar el crecimiento. Y ya ni para qué hablamos de los recursos que sí existen, pero que terminan “desviados”….

En el México contemporáneo entonces, a partir de Miguel de la Madrid, el gobierno federal puso la mayoría de sus esfuerzos en crearse una imagen hacia el exterior –de paz social y con un estado de derecho capaz de proteger inversiones y propiedades privadas. Aquí surge entonces una duplicidad esquizofrénica en la que los presidentes reconstruyen realidades (o Méxicos) alternos, de acuerdo a lo postulado por Foucault. El problema es cuando la falta de legitimidad se sale de las fronteras –algo que ha empezado a replicarse tras cada bomberazo con reportajes en el Wall Street Journal, en el Financial Times o en otros medios internacionales.

Agustín Basave, en una de sus últimas columnas, bien lo dijo: “el Presidente Peña dice una cosa afuera y hace otra adentro. A los lectores del Financial Times en Gran Bretaña les expresa su preocupación por la incredulidad y la desconfianza que hay en México, mientras que aquí crea las condiciones para que proliferen los desconfiados e incrédulos”.

Basave continuaría diciendo que Peña Nieto se permite estas transgresiones, como nominar a un muy cuestionado Medina Mora para la terna de la Suprema Corte, por la falta de castigo (electoral) que hay en México: “el México de los periódicos y de las redes sociales es diferente al de la mayoría simple de los electores mexicanos”. No obstante, por algo se dio la alternancia en el 2000 y por algo estuvieron tan peleadas las elecciones en el 2006 entre dos partidos distintos al PRI. La mayoría simple de los electores es diferente al México de Facebook pero tal parece que la actual crisis de legitimidad del gobierno federal ha traspasado todas las fronteras –tanto geográficas como socioeconómicas.

¿Podrá entonces el PRI seguir dándose el lujo de estas transgresiones o bomberazos sin repercusiones electorales? Lo dudo.



COMENTARIOS
comments powered by Disqus
https://assets.panycirco.com/editorial/tierra-de-nadie/pri-en-busca-de-la-legitimidad-perdida-2-2
© Copyright P.C. Publicaciones.

Suscríbete para recibir diariamente nuestro boletín informativo